COVID-19 abre puertas al crimen organizado

COVID-19 abre puertas a Crimen Organizado

COVID-19 abre puertas al crimen organizado

Las consecuencias de la pandemia de COVID-19 influirán y darán forma al crimen organizado y a los mercados ilícitos, según el estudio “Crimen y contagio de la firma Global Initiative Against Transnational Organized Crime,

La firma Global Initiative Against Transnational Organized Crime, una red constituida por más de 500 expertos mundiales y regionales que trabajan en temas de derechos humanos, democracia, gobernanza y desarrollo, indicaron que la respuesta institucional a la pandemia y la consecuente remodelación de las normas socioeconómicas, afectarán el funcionamiento del crimen organizado, así como la naturaleza de las respuestas de las fuerzas del orden público.

Según el estudio “Crimen y Contagio” de la misma firma, el oportunismo criminal debido a Covid-19, surgirá aun más a medida que se desarrolle la crisis. En particular, en países donde los grupos del crimen organizado se han infiltrado en los sistemas de salud.

Señala que aunque el coronavirus está ralentizando y limitando actividades delictivas organizadas que tomarán tiempo reconstituir, debido la compra e importación de químicos para la fabricación de drogas como metanfetaminas y fentanilo. Se recuperará y extenderá su línea de delitos.

COVID-19 Crimen Organizado
“Cocineros” del Cartel de Sinaloa agotan los químicos utilizados para la fabricación de metanfetaminas y fentanilo, que se obtienen principalmente de China.
FOTO: Infobae

La interrupción causada por Covid-19 ha sido explotada por grupos criminales como “ventana” para ampliar actividades

Global Initiative Against Transnational Organized Crime indica que la pandemia coloca a las instituciones estatales bajo una presión sin precedentes, ya que las consecuencias del virus las obliga a cerrar sectores de la economía y a ejercer presión sobre los sistemas de salud que requieren una toma de decisiones políticas inmediatas.

“Si bien los impactos de la sobrecarga institucional tienen sus propias consecuencias para la seguridad, el hecho de que la atención de la policía y los encargados de formular políticas se centre actualmente en otros lugares ha arrojado incertidumbre que ha permitido a grupos criminales un nuevo alcance para operar en el ámbito de los mercados ilegales.”

Asimismo, señala como ejemplo, los cierres de puestos fronterizos en Colombia (el mayor productor de cocaína del mundo), tienen como objetivo prevenir los brotes transfronterizos del virus, sin embargo, observadores han advertido que esto podría fortalecer a los delincuentes, ya que cientos de cruces fronterizos subterráneos (que actualmente se utilizan para contrabandear migrantes, drogas, oro ilegal y otros productos ilícitos), serán explotados para subvertir las medidas de cuarentena.

Te puede interesar: Al alza delitos digitales debido a cuarentena por Covid-19

El sector de la salud constituye una meta importante para Crimen Organizado

A medida que la pandemia provoca la demanda de suministros médicos y la información errónea extiende la confusión, los grupos criminales están aprovechando la oportunidad.

Las ventas de productos médicos falsificados han aumentado desde el brote, al igual que los incidentes de contrabando y robo de suministros médicos. En el mundo en línea, que, para aquellos confinados en sus hogares se ha convertido en el principal medio de interacción con el mundo exterior, las estafas han proliferado a medida que los delincuentes explotan el miedo y la confianza en las instituciones para defraudar a las personas. Donde los grupos criminales ya están integrados en la industria farmacéutica.

Asimismo y en respuesta a la nueva tendencia en artículos médicos falsificados provocada por el brote, la Operación Pangea coordinada por INTERPOL pidió a las autoridades de 90 países tomar medidas colectivas contra la venta ilícita de medicamentos y productos médicos, lo que resultó en 121 arrestos en todo el mundo y en la incautación de productos farmacéuticos potencialmente peligrosos por valor de más de $ 14 millones de dólares.

COVID-19 Crimen Organizado
FOTO: AFP

Al alza, estafas cibernéticas y fraudes

Los bloqueos establecidos para controlar la propagación del coronavirus pueden crear una nueva demanda de negocios ilícitos, particularmente aquellos que están habilitados para el uso cibernético, ya que millones de personas se encuentran confinadas en sus hogares, aisladas y con limitaciones económicas.
Ya se han registrado una serie de estafas de phishing relacionadas con el coronavirus mediante las cuales los ciberdelincuentes han suplantado fuentes confiables de información, como la Organización Mundial de la Salud, para difundir malware y así recolectar información personal.

INTERPOL ha emitido una advertencia contra los fraudes mediante la cual se engaña a las personas para que compren suministros médicos inexistentes, haciendo pagos destinados a la atención médica en cuentas controladas por delincuentes.


En un estudio de 2018, la Oficina de Responsabilidad del Gobierno de los Estados Unidos (GAO) encontró una prevalencia extraordinaria de productos falsificados en línea: el 43% de los artículos comprados por la GAO en una prueba de muestra aleatoria de vendedores externos eran falsos.

Asimismo, el FBI emitió una advertencia de que los niños obligados al confinamiento eran más propensos a ser atacados y arreglados por depredadores sexuales.

Finalmente, otra industria delictiva en línea que probablemente vea un aumento de su clientela potencial son los esquemas avanzados de fraude de tarifas, que incluyen en particular estafas de romance, lotería y otras 419 estafas.

Fuente: Global Initiative Against Transnational Organized Crime

Share this post