Por qué es probable que estés entrenando mal -de acuerdo a la ciencia

Por qué es probable que estés entrenando mal -de acuerdo a la ciencia

Un profesional de seguridad se puede de comparar con un deportista profesional, en que debe de tener las habilidades adecuadas para llevar a cabo su función de manera consistente, segura, y lo más importante, MEJOR QUE EL CONTRINCANTE (Solo que en seguridad la vida está de por medio), con la diferencia que el deportista entrena el 80% y compite el 20% de su tiempo, y el protector hace exactamente lo contrario.

¿Qué es un Experto?

¿Cómo puedes saber si realmente alguien es un experto?

La maestría real tiene que pasar tres pruebas. Primero, tiene que haber un desempeño que es conscientemente superior al del resto de la gente en circunstancias similares. Segundo, experiencia real produce resultados concretos. Y finalmente, la pericia que debe de poder ser medida y replicada en un ambiente controlado.

En palabras del científico británico, Lord Kelvin: “Si no lo puedes medir, no lo puedes mejorar”

Principio de Malcolm Gladwell

En su libro “Outliers” Gladwell asegura que cualquier experto debió de haber dedicado un promedio de 10 mil horas a practicar su oficio, y cita ejemplos como Bill Gates y Ludwig Von Beethoven; sin embargo, su concepto es sólo parcialmente correcto, aunque si acierta en que cualquier experto requiere de dedicación, la práctica errónea generará una habilidad inadecuada que jamás resultará en un experto.

Si tienes que reunir 10 mil horas de práctica para ser experto en seguridad, ¿vas a gastar tu tiempo en aprender a brincar de helicópteros y a lanzar cuchillos a larga distancia? Seamos realistas, si tienes tiempo limitado debes de escoger el entrenamiento adecuado para la función que realizas, y practicar de manera consistente las habilidades que te ayudarán en el día a día.

Práctica Deliberada

Los seres humanos tendemos a tomar el camino más fácil o el de menor resistencia; tendemos a practicar lo que ya sabemos hacer, esto es más divertido y no requiere de mayor esfuerzo. La práctica deliberada requiere de trabajar al límite de tus habilidades y esto implica frustración, esfuerzo y tiempo, por lo tanto, una experiencia agradable no necesariamente quiere decir un buen entrenamiento.

Cuidado con el falso empoderamiento de entrenamientos que pretenden enseñar técnicas de “fuerzas especiales” a equipos de seguridad, las fuerzas especiales de cualquier país han demostrado una pericia y desempeño muy superior a sus similares y han invertido sus más de 10 mil horas para lograrlo. ¿No te parece ilógico que te quieran enseñar lo mismo en un día?

Habilidades Duras vs Habilidades Suaves

Existen dos tipos de habilidades sobre las que debes de trabajar, las habilidades duras son acciones que requieren de llevarse a cabo de manera consistente, en pocas palabras son habilidades que tienen solo un camino correcto, y que se deben de hacer de la misma manera siempre (e.j. un swing de golf, una vuelta en J, el desenfunde de una pistola).

Y habilidades suaves, las cuales tienen muchos caminos para poderse llevar a cabo, no requieren de un movimiento perfecto sino de la agilidad de adaptación para realizar el mejor movimiento. Estas son habilidades adaptables a cada situación. (e.j. un boxeador aplicando una combinación cuando el contrincante baja la guardia, un conductor reaccionando ante un cambio en el camino)

Practicar habilidades suaves como si fueran duras, con escenarios estrictos, es la manera más peligrosa de crear una falsa habilidad, ya que elimina la capacidad de adaptación de la persona y lo limita a lo que haya practicado únicamente.

Conocimiento Vs. Habilidad

Una habilidad no se puede lograr estudiando, cuando estudias creas conocimiento, una habilidad requiere de una conexión neuronal llamada sinapsis. Cuando practicamos nuestro cerebro dispara impulsos eléctricos hasta que crea esa conexión que realizará el movimiento o habilidad de manera automática, y con la práctica se vuelve mucho más fuerte (a través de la mielinización) de manera que se vuelve cada vez más rápida y consistente.

En un estudio desarrollado por el U.S. Army Research Institute for the Behavioral and Social Sciences, se demostró en los estudiantes que la mayoría de las habilidades obtenidas se pierden durante las tres semanas posteriores al entrenamiento y sigue disminuyendo paulatinamente hasta desaparecer en un periodo de 12 meses aproximadamente.

Diferentes soldados requieren diferentes grados y cantidades de entrenamiento para lograr niveles específicos de desempeño; sin embargo, una vez que ese nivel es alcanzado, el desempeño decae en la misma proporción para todos los participantes.

Cosas que considerar cuando evaluamos un programa

Casos individuales de experiencia son usualmente poco efectivos

En primer lugar, la memoria de las personas no es exacta, el cerebro humano tiende a modificar nuestras memorias con el tiempo, y por otro lado, por muy buena que sea la experiencia de una persona, está muy limitada ya que es solo una experiencia entre millones de posibilidades.

Para esto existen las asociaciones, que agrupan a miles de personas con miles de experiencias para de ellas desarrollar estándares que finalmente marcan la pauta sobre lo que un experto debe de saber y sobre qué entrenar.

En seguridad las asociaciones de profesionales más importantes del mundo son ASIS e IBSSA.

Muchas personas creen erróneamente que poseen experiencia.

Ten en cuenta que la verdadera experiencia se demuestra mediante un desempeño medible y consistentemente superior. Algunos supuestos expertos son superiores sólo cuando se trata de explicar por qué cometieron errores.

Un experto por más entrenamiento y experiencia que pretenda tener, no tiene manera de cumplir con los primeros puntos de esta sección si no basa su enseñanza en estándares que garanticen los resultados.

La intuición te puede llevar por el camino equivocado

La idea que puedes mejorar su desempeño relajándote y “confiando en tu instinto” es muy común. Si bien puede ser cierto que la intuición es valiosa en situaciones rutinarias o familiares, la intuición informada es el resultado de una práctica deliberada.

No puedes mejorar consistentemente tu habilidad para tomar decisiones (o tu intuición) sin una práctica, reflexión y análisis considerables.

No necesitas una mejor herramienta

Muchos gerentes esperan que su gente, de repente, mejore su desempeño adoptando nuevos y mejores métodos, es como un jugador de golf que cree que va a mejorar su juego con un nuevo bastón. Cambiar a un bastón diferente puede aumentar la variabilidad del “grip” e incluso dificultarle más el jugar bien. En realidad, la clave para mejorar la pericia es la coherencia y los esfuerzos cuidadosamente controlados.

En conclusión, vivir en una cueva no te convertirá en geólogo. No toda la práctica hace al maestro, solo la práctica adecuada hace al maestro, generando resultados medibles que son consistentes y, sobre todo, replicables en distintos tipos de situaciones reales.

Contar con un buen entrenamiento, con las prácticas adecuadas y la dedicación suficiente es la mejor herramienta que existe para cualquier profesional de seguridad (O en cualquier otro ambiente).

Si piensas que subirás a la altura de las circunstancias [en una situación de alto estrés] , estas muy equivocado… Bajaras al nivel tu entrenamiento cada vez. — Tte Cnel Dave Grossman autor del libro On Combat