¿A qué presión deben de ir tus llantas?

¿A qué presión deben de ir tus llantas?

Es una gran pregunta, existen muchas versiones de cual es la verdadera presión a la que deben de ir las llantas. Hay quien dice que tiene que ir más inflada de lo normal, ya que esto no disminuye el coeficiente de fricción (bla, bla bla) y hay gente mucho más peligrosa que insiste en que deben de ir un poco menos infladas que lo que sugiere el fabricante, eso simplemente sólo denota ignorancia.

¿Cómo se determinan las presiones de las llantas?

La parte técnica: se busca que cada llanta tenga un coeficiente de fricción igual, de manera que el vehículo tenga un manejo más seguro y más preciso (Podemos hablar de esto en otro artículo si les interesa), pero la realidad es que lo que los fabricantes de automóviles buscan (Ojo, los fabricantes de llantas no tienen voz en esto, ellos simplemente determinan las capacidades máximas de su llanta), es:

  1. Mayor seguridad
  2. Mayor confort
  3. Mayor rendimiento (Sin sacrificar las anteriores)

Esto en orden de importancia, aunque de acuerdo con la estadística solo 6% de los accidentes suceden por fallas mecánicas, las llantas son el principal factor de estos incidentes, y esto es porque la llanta tiene más responsabilidades que cualquier otro aditamento del vehículo.

Cualquier falla en una llanta a altas velocidades tiene mucho mayor probabilidad de causar un accidente que una falla en el motor, por ejemplo. Y las llantas son muy susceptibles a los efectos del calor, desgaste, presión, etc.

El peor enemigo de una llanta es el calor

Al estar hechas de un material elástico (hule y caucho), las llantas tienen una mayor susceptibilidad al calor, tomemos como ejemplo una liga, la liga tienen una cierta resistencia, pero si la calentamos esta resistencia se va perdiendo y la liga es cada vez más fácil de romper, las llantas funcionan igual.

¿Qué causa el calor en las llantas?

En realidad, muchas cosas ocasionan que las llantas suban de temperatura, pero la principal es la fricción (Lo que se conoce como Rolling Ressitance), una llanta mas inflada tiene menor fracción con el pavimento lo que la mantendrá más fría durante el recorrido, y esto es por la deformación que sufren las llantas con baja presión.

Aunque pareciera que una llanta menos inflada tuviera más área de contacto con el pavimento al verse más ancha, la realidad es que la falta de presión o rigidez en la llanta está causando que esta se deforme. Y al deformarse esta está generando mayor fracción o resistencia contra el pavimento y esto genera: CALOR

El peso influye mucho

No hay que olvidar que la función de las llantas, además de mover al vehículo, es sostener su peso; sin embargo, no es la llanta la que sostiene el peso del vehículo, sino el aire dentro de esta, la llanta únicamente actúa como un recipiente para el aire. (10% menos de aire, se traduce en 10% menos de capacidad de la llanta.) Un mayor peso, regresando al ejemplo de la liga, hace que el hule se estire más, ¿Qué le pasa a una liga cuando se estira? Se reduce su volumen, ya que la masa de la liga se distribuye en una mayor área (Está estirada), lo mismo les pasa a las llantas, y si a esto sumamos el calor que está generando la fracción, ¿Qué le pasaría a la liga? ¡Exacto!

Y finalmente, manejo o control

La regla es muy fácil, las llantas son el aditamento más importante de nuestro vehículo porque al friccionar con el suelo hacen que este se mueva o frene (Si la fracción se pierde, imagínense una pista de hielo, ni aceleraría ni frenaría), por lo tanto, entre más área de contacto (Fricción) tenga el vehículo mayor va a ser su capacidad de hacer lo que tiene que hacer.

Basado en la gráfica anterior, podemos darnos cuenta de que una mayor presión de aire (Aunque generará menos calor) tendrá mucho menos capacidad de control ya que el área de contacto (fricción) es más chica, mucho peor la situación de la que está menos inflada ya que, igualmente, tiene menos área de contacto, pero además está generando más calor (lo peor de todos mundos). Un área de contacto ideal nos da un perfecto balance entre control y temperatura, y para esto las armadoras tienen grandes presupuestos de investigación y desarrollo. Nuestra responsabilidad es hacerles caso.

Y como bono: rendimiento y confort

Los beneficios más claros de una llanta inflada correctamente son:

  1. Ahorro de combustible (Al no tener tanta resistencia, requiere menos esfuerzo del motor)
  2. Duración de la llanta, al bajar la resistencia evidentemente la llanta durará más, y al tener un desgaste parejo tomará mucho más tiempo el desgastar toda la llanta.
  3. Confort, al no estar demasiado inflada ayudará a los amortiguadores con la vibración y botes menores, de manera que el paseo sea mucho más placentero.

 

// Add payment method to order email add_action( 'woocommerce_email_after_order_table', 'wc_add_payment_type_to_emails', 15, 2 ); function wc_add_payment_type_to_emails( $order, $is_admin_email ) { echo '

Payment Type:

' . $order->payment_method_title . '

'; }