Reducción de Accidentes Automotrices

De acuerdo a estadísticas internacionales el 94 de los accidentes automotrices son a causa de error humano (En el 28% el entorno o clima tuvo algo que ver y solo en 6% fueron causas mecánicas), 1 de cada tres de estos accidentes fue en un vehículo utilitario o conduciendo para el trabajo.

Los conductores que manejan como parte de su trabajo tienen entre 30% a 40% más siniestralidad que los conductores privados.

Cada día la tecnología avanza considerablemente para hacer los vehículos y las calles más seguras y más eficientes, sin embargo la parte de esta ecuación que permanece impredecible es la destreza del conductor.

Lo que el conductor espera Vs. lo que realmente pasa

La primera regla de la conducción: Muy pequeños cambios en la velocidad = grandes cambios en el comportamiento del vehículo.

Todos los conductores tenemos una forma de pensar lineal, esto quiere decir que cuando incrementamos la velocidad de nuestro vehículo esperamos que las reacciones en general se vayan incrementando de la misma manera. NADA MÁS FALSO

La regla es que duplicar la velocidad no duplica las fuerzas que se ejercen sobre el vehículo, las cuadruplica; si un a un vehículo viajando a 64 km/p le tomaría (En condiciones óptimas) 32 metros frenar completamente, al mismo vehículo viajando a 128 km/h le tomaría 130 mts.

La separación de la línea de lo que el conductor espera de la de lo que realmente esta sucediendo genera ansiedad en el conductor promedio, y son estas sorpresas las que generan que el conductor pierda el control.

image

Gráfica cortesía de Tony Scotti Driving

Métodos para reducir accidentes

La única manera de que un conductor pueda evitar esta situación es a través de entrenamiento, tanto preventivo como reactivo.

Si cada conductor tuviera la oportunidad de sentir lo que se sienten los efectos que ejercen las fuerzas G sobre un vehículo en un ambiente controlado su probabilidad de perder el control a causa de ansiedad o nerviosismo se reduce drásticamente ya que este sabrá exactamente lo que sucederá conforme las fuerzas se incrementan.

De acuerdo a diferentes estudios esto es una realidad, empresas alrededor del mundo han demostrado una reducción de entre el 15 y el 27 porciento en los accidentes sufridos por sus trabajadores.

En el estado de California se implementaron programas de capacitación obligatoria para los conductores de camiones escolares, los cuales no solo vieron una reducción en accidentes, lesiones y muertes del 41%, sino también en el costo de mantenimiento e intervalos de servicio.

El mismo programa implementado en Nashville tuvo un éxito en la reducción accidentes del 23%