La confianza en las autoridades

Leyendo uno de los cuadernos publicados por el ICESI denominado, Seguridad o Corrupción, hace un análisis interesante sobre la co-dependencia entre la confianza de los ciudadanos en sus policías y la capacidad de esta para funcionar.

29467170_1fea24f30a[1]Dentro de esta tesis de se explica, acertadamente en mi opinión, que los problemas de la policía empezaron mucho antes de las infiltraciones con el crimen organizado, estos vienen de la percepción común de que la policía es corrupta, y la primera en perpetrar abusos y altamente ineficiente.

“Un buen ejemplo de esto es la de los militares y su “detector molecular GT200” con el cual han metido a la cárcel a personas como Ernesto Cayetano Aguilar simplemente porque la varita, que no tiene ninguna sustentación científica más allá de la brujería y la magia negra, se movió y los apunto, gracias a dios en el caso de Cayetano se topó con una juez sensata (Karla Macías Lovera) que descarto la varita mágica como prueba contundente y lo dejo ir, pero cuantos están en la cárcel por estas prácticas que no contaron con la suerte de Cayetano”

En este análisis se habla de un círculo vicioso que se crea cuando las personas no tienen confianza en sus policías por lo que deciden no aportarse a denunciar ni a fungir como testigos por miedo a represalias y por otro lado a que la información que se proporciona en la averiguación sirva después para que se cometa un delito en contra de la persona.

Incluso esto nos lleva que en el caso de delitos menores, o de robo cuando no se cuenta con un seguro, se considere sensato no denunciar dada la baja probabilidad de que los responsables sean arrestados y castigados, y también porque al no denunciar no tenemos que abrir las puertas de nuestra casa a policías que finalmente no sabemos para qué lado juegan.

“Un ejemplo de esto es el reciente cateo de la residencia del Poeta Efraín Bartolomé, a quien despojaron de su reloj durante un cateo, que debería de haber sido anticonstitucional”

“Otro gran ejemplo es el de la Fiscal Especial Isabel Sanchez Hernandez, quien se quedó con dos camionetas de lujo, pertenecientes a un presunto delincuente que todavía no había sido siquiera juzgado, además de que en su casa encontraron alhajas y más de 800 mil pesos en efectivo que se había quedado de otros operativos”

De acuerdo a este cuaderno, el porcentaje de personas a las que fue solicitado un soborno en America Latina, es:

  • México: 18.5%
  • Perú: 18%
  • Argentina: 15.6%
  • Guatemala: 11.5%
  • Colombia: 5.2%
  • Brasil: 3.1%
  • Chile: 1.7%

De todos los estados que se evaluaron, ninguno tuvo a menos del 50% de su población en estado de insatisfacción con el desempeño de las autoridades.

Este círculo continuara mientras las policías sigan siendo vistas con desconfianza y sean poco estimadas por la población, y los ciudadanos seguirán siendo cada vez menos inclinados a denunciar y a acercarse a las autoridades con información y apoyo tanto político, como económico.

Mientras los secretarios de seguridad publica sigan tratando de justificar los actos de sus policías, muestren indiferencia ante estos o arrogancia ante las quejas de la ciudadanía, esta no estará en disposición de ayudarlos y los resultados seguirán siendo deplorables hacia el futuro.